Aquel día del año 1999, Hatsumi Sensei, me pidió que eligiera un grupo de buyu para participar en el primer dvd que sería sólo realizado por instructores extranjeros. En aquel caso, amigos de Portugal, Argentina, España y Reino Unido seguimos las instrucciones del Soke.

En ningún momento parecía que Hatsumi Sensei estuviera dirigiéndose a las cámaras; todo lo contrario se dirigía a nosotros; en realidad estaba haciendo una transmisión; unas horas de enseñanzas extras de un valor incalculable.

Los fundamentos, el kihon happo, proveían de sobriedad el encuentro. Sus acciones eran increíblemente precisas y sagaces y su kuden traspasaba la barrera del tiempo – espacio.

¿ Cuál era la esencia de aquel encuentro ?
Abrir un canal de comunicación mediante las técnicas básicas, lo básico, lo esencial. Permanecer en ese canal es nuestra labor personal. Se nos muestra que el camino del budoka es un camino que uno debe afrontar sólo, a veces muy sólo pero a veces muy acompañado y en armonía con la naturaleza. Y repito armonía-wa- ya que es necesario, absolutamente, como practicantes de budo-artes marciales- vivir en armonía con la naturaleza y eso conlleva de forma irremediable vivir en armonía con los demás seres humanos.

El Ninja afrontaba sus misiones, a veces sólo, a veces en grupo; ambos son importantes.
En los lazos del Ninpô

Compartido por el Daishihan Pedro Fleitas, 1 de Marzo de 2011.

Mi título contenido de la página